AL PASO DE LOS AÑOS ♥♥♥ SOLEDADES ♥♥♥ LEJANÍAS SIN DISTANCIA ♥♥♥

AL PASO DE LOS AÑOS

 

Somos un paisaje poblado de recuerdos,

somos manos que yacen al lado del sendero

en busca de reparo

añosas, dúctiles, con ansias de ser.

Todo lo dieron forjando un futuro,

y hoy, el futuro ya fue…

navegantes sin rumbo, sin puerto,

un punto impreciso que atisba a lo lejos

quizá presagiando el clamor,

errantes mayores en busca del azul

final esperado de luz.

Más es sólo tiempo que nos cubre,

por dentro, allí dónde reviven los sueños,

llevamos los años aquellos

del radiante amor, las cálidas manos con bríos,

el alma surcando confines,

y hoy somos… cimiento, ternuras, cosecha

con sienes nevadas, experiencia de a dos,

en plenitud y melodiosa calma

gozando el mágico legado… del amor…

 

María del Carmen Menéndez García

 

UN TODO ♥ SOLEDADES ♥ LEJANÍAS SIN DISTANCIAS ♥


UN TODO

Llego a ti cada despertar,

te vas de mi

cuando las sombras

con su luz inundan.

El alma en vela

se nutre en tu presencia

divina esencia

que a mi pobre ser elevas.

 

Soy nada, y a veces todo,

y al reflexionar…

se que me has creado,

para ser participe

de tu legado.

Y no se, si he cumplido

mansamente tu mandato,

más sé,

que voy junto a tus pasos,

que eres tu quien me guía,

que eres mi fuente,

el nido ardiente

en que este amor anida.

 

Perdóname,

si notas que errante

 esquivo tu perfil,

es mi humana esencia,

y olvido, el principio y fin…

Y  luego al despertar

de un sueño navegante,

me veo en tu mirada

y todo es claro, diáfano,

y me agiganto

en mi egoísmo…, en tus manos.

 

Es un tanto racional,  traslucido,

que solo sabe darse

en vorágine

del carrusel de existir.

Llego a ti en cada amanecer,

y TU quedas por siempre

 en mi cuando las estrellas

iluminan alboradas..

María del Carmen Menéndez García

 

 

 

 

 

 

 

SOLEDADES… *** UNA VEZ VIVÍ *** MACARENA

SOLEDADES…

Desorientado el navío zozobra. El timonel olvida el destino y navega en displicente sendero, y el alma contempla las olas, que la envuelven sin rumbo.


Las sabias manos que enarbolaron auroras cuando la noche cubría todo atisbo de luz, se sienten huérfanas de sortilegios, son cántaro vacío, el corazón comprende y deja rodar alguna lágrima empecinada en saciar su sed.


Le dicen expertos navegantes, que luego de la marejada se logra el remanso y muy, muy lejos vuelve a brillar el sol, le dicen…, que el último que desciende ante el eminente naufragio, es el amor…y el amor respetuoso de las normas resiste, aunque note que en la proa solo danza un tímido oleaje cubierto de olvido.


Acaso no supo el amor…qué el AMOR todo lo puede…




Maricarmen Menéndez García



MACARENA