pensamientos legionarios *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ ***

 
pensamientos legionarios
El Cura de Ars expresaba sabiamente que: “El mundo es de aquel que más le ame y mejor pruebe su amor”. La fe se ve encarnada en Amor en todas sus obras, la Iglesia es quién debe trasmitir su amor y convensernos que por AMOR superaremos todos los escollos de la vida. Para ello debemos amar de corazón a JESÚS siendo fieles reflejos de sus enseñanzas, amando a cada uno de nuestros semejantes. No es una meta imposible, tenemos la llave principal para lograr encender en todos la llama de la fe y la caridad, MARÍA. Convencidos, embebidos en ello, con ELLA y por ELLA el fruto es seguro, “el mundo es para aquel que más le ame” esencia pura de entrega. Con humildad pidamos ¡Guíanos Madre!
Un pensamiento del P. Thomas  O’ Flynn, antiguo director del Conciluim de la Legión de María resume el accionar: “Ven, deposita el óbolo de tu talento, nosotros te enseñaremos a desarrollarlo y usarlo a través de María, para la gloria de Dios”
María del Carmen  Menéndez García 

MACARENA
Anuncios

90º ANIVERSARIO DE LA LEGIÓN DE MARÍA *** UNA VEZ VIVÍ ***

90º ANIVERSARIO DE LA LEGIÓN DE MARÍA
Un día un grupo de visionarios de la Fe y el amor por Ella, comenzaron a formar un intrépido ejército, iluminados por el Espíritu Santo. Extendieron por el planeta su mensaje, sumando a sus filas fervientes devotos. La LEGIÓN DE MARÍA, cumple 90 años de vida en un derrotero de bendiciones esparcidas en las almas. María en su infinita bondad, humildad y firmeza, nos lleva de su mano, imposible no embebernos en su fuente. Medianera ante el Señor, por María y en María goza nuestro espíritu la plenitud del abrazo de su Hijo. Cumplimos 90 años de apostolado, el llamado nos llega, nos ilumina, nos da fuerzas, nos envuelve en la calidez de su sencillez.
                                           No desoigas el llamado.
María del Carmen

MACARENA

Ha nacido una blanca flor *** UNA VEZ VIVI *** MACARENA ***

Ha nacido una blanca flor.
Arropada va mi niña
de seda y blancas puntillas,
en su corazón azucenas
y esperanza en su sonrisa.
Ungida por el Buen Dios
ha sido la elegida
para ser quién de vida
en su cuerpo al AMOR.

Arrobada está mi niña,
creciendo con su designio
será la madre de un niño,
sin presentir el dolor.
Ya la dulce azucena
con su mirada de Luz,
le va cantando a Jesús,
la nana de sus diademas.

Mi Niña, Virgen María,
tiene perlas en sus ojos;
y de hinojos voy bordando
un rosario entre mis manos
con mi alma asida a Ella.
Mi Niña, nos dio la Vida,
Madre del Redentor,
en pétalos puros de amor
                          está vestida mi Niña.

María del Carmen Menéndez García

MACARENA

Sentimientos *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ ***

Sentimientos

Aprendamos a vivir plenamente, sintiendo vibrar cada célula de nuestro ser. Aprendamos a saber agradecer tanto en la adversidad como en el gozo, todo supone un crecimiento interior. Aprendamos a sabernos seguros pues descansamos en Él. Él aquieta, eleva, nos otorga cuanto podemos tolerar, en el dolor inmenso, injusto, irreparable, que hace que nos revelemos ante su voluntad más de una vez, y allí está el misterio de la vida, no siempre es mágica y tiene diversas tonalidades, con aceptación, profunda fe, nuestro espíritu se expande y comprende y aprende lo ilimitado que es el Creador.
Hoy, mi corazón me ha dictado estas palabras, unidas a un hondo sentimiento de gratitud, pues poseo un tesoro, Él me lo otorgó, corpóreo, alma pura, plena de sabiduría, mi corazón es el cofre dónde habita y en mis actos se refleja en ternura.
Soy sólo una pequeña semilla al servicio de venerado método,dando fruto, aprendiendo, deseando ser digno reflejo del tesoro, que atesoro…
Aprendí a mis años cuando ya no hay futuro, que es el hoy y ahora, aprendí los caminos que llevan a la benevolencia de Dios, de la mano de la Santísima Virgen que intercede humildemente, y todos los sonidos son diferentes. Hasta el silencio es música en su esencia…
Aprendo, que cuando una ilusión cristaliza, obsequio de la Providencia al mapa del alma que une distancias, se deben soltar amarras, acudir al encuentro, grabar cada instante en cada recodo de los sentimientos, en el derrotero de la sangre, será maravillosa evocación que acompañará el resto de los días

Aprendamos a abandonarnos en el AMOR, a vislumbrar el Infinito éxtasis que conlleva el AMAR al AMOR

Maricarmen Menéndez García

MACARENA

ADORACIÓN *** UNA VEZ VIVÍ *** MACARENA

ADORACIÓN AL SANTÍSIMO SACRAMENTO

Es adorar a Jesucristo, el “Pan vivo bajado del cielo” (Juan 6.51), en su presencia viva y real en la Eucaristía.
Adorar a Dios es reconocerlo como Dios, como creador y Salvador, Señor y Dueño de todo lo que existe, como Amor infinito y misericordioso.
Adorar a Dios es reconocer. con respeto y sumisión absolutos, la nada de la criatura, que sólo existe gracias a Dios.
Adorar a Dios es alabarlo, exaltarlo y humillarse a sí mismo, como hace María, que confiesa con gratitud que “Ël ha hecho grandes cosas y que su nombre es Santo.

En cuantas oportunidades nos hemos preguntado, ¿ por qué tengo que ir a un lugar específico para Adorar a Dios? si está en todas partes.
Dios está en todas partes, pero no de la misma manera. Hay una presencia de Dios por inmensidad, por medio de Jesús Resucitado en la Iglesia, en su Palabra, en el hermano que sufre, en el Sacerdote, y la más eminente y plena de todas en el pan y el vino consagrados en la Eucarístia celebrada o reservada en el Sagrario, dónde está personal y substancialmente presente. Es el legado de amor que nos dejó y la forma más humilde, silenciosa y vulnerable de quedarse presente entre nosotros cumpliendo su promesa: “ESTARÉ CON USTEDES HASTA EL FIN DEL MUNDO”

Adorar al Santísimo Sacramento, es sin duda elevar nuestro espíritu a un estado de paz absoluto, es poder hablar con Él en la serenidad del templo, su casa, nuestra casa, despojarnos de todas nuestras ataduras, sentir la inmensa alegría que supone el saberse seguros pues Él nos cobija, quizá la plegaria se convierta en silencio, quedando nuestro corazón al desnudo, si Él sabe todo cuando habita en nuestro interior, y nos escucha y perdona. Comunión del alma con el Altísimo, éxtasis divino logrado en su presencia, por esto y mucho más, te adoro Señor.

“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré” (Mateo 11,28).

María del Carmen

MACARENA