Despedida ♥♥♥ SOLEDADES – LEJANÍAS SIN DISTANCIA ♥♥♥

Despedida

Atiborraba  palabras, dejaba pequeñas partículas de arena, representantes silentes de huellas para aspirar presencia, robaba tiempo, a sabiendas que es bien etéreo, sature espacios, con el solo propósito de verte en ellos…

Me dejaste avanzar, mis alas crecieron, me sentí participe de la magia, roce cielos maravillados, grave imágenes en los recodos del alma, utópica semblanza de momentos.

Y de pronto, las palabras ahogaron su sonido, las huellas las disperso la absurda realidad del agobio, el tiempo se deslío entre los dedos, ¿cómo continuar? cuando la despedida es inminente…, vida.-

María del Carmen Menéndez García

  

FIDELIDAD *** UNA VEZ VIVI *** MACARENA ***

( Juan Pablo ll, pequeño extracto de la Homilia en la Catedral de la ciudad de México, 25 de enero de 1979)

Coherencia, es la tercera dimensión de la fidelidad. Vivir de acuerdo con lo que cree. Ajustar la propia vida al objeto de su adhesión. Aceptar incomprensiones, persecuciones antes que permitir rupturas entre lo que se vive y lo que se cree: esta es la coherencia. Aquí se encuentra, quizás, el núcleo más intimo de la fidelidad.

Pero toda fildelidad debe pasar por la prueba más exigente: la de la duración. Por eso la cuarta dimensión de la fidelidad es la constancia. Es fácil ser coherente por un día o algunos días. Díficil e importante es ser coherente toda la vida. Es fácil ser coherente en una hora de exaltación, díficil serlo en la hora de la tribulación. Y sólo puede llamarse fidelidad una coherencia que dura a lo largo de toda la vida. El “fiat” de María en la Anunciación encuentra su plenitud en el “fiat” silencioso que repite al pie de la cruz. Ser fiel es no traicionar en las tinieblas lo que se aceptó en público.

De todas las enseñanzas que la Virgen da a sus hijos, quizás la más bella e importante es esta elección de fidelidad…”

Maricarmen

MACARENA