cuando despierta a la Vida ♥♥♥ SOLEDADES ♥♥♥ LEJANÍAS SIN DISTANCIA ♥♥♥

cuando despierta a la Vida

 

Y en sus manos un Rosario

desgranando algunas faltas,

de turquesa sus colores

junto el blanco de su alma.

 

Se arrodilla a sus desvelos

con la luz de la mañana,

y los grises de su cielo

se refugia en su ventana.

 

Dicen que dicen, quien sabe,

que una pena atroz le embarga,

y por ser pena de amores

cada quien opina, y…, ella calla.

 

Dicen, que sus ojos de nácar,

mimetizan un rosario

de cuentas de luz dorada,

que le llega en cada estrella

y como un oasis le abraza.

 

Y sus manos son la fuente

que alimenta a su esperanza,

cuando despierta a la Vida,

              a la Luz de su ventana…

 

© María del Carmen Menéndez García

Pintor: Fabian Perez

 

ESTARÉ… ♥♥♥ SOLEDADES ♥♥♥ POR QUERER ASÍ ♥♥♥

ESTARÉ…

 

No, no cambies una nota

déjale así, te dicta el alma.

No pretendas ocultar la imagen

es palpable el sentimiento

en cada una de tus palabras.

 

He visto, sin ver, esa lágrima

que rozó tus mejillas

cuando escribes al alba

trasnochando una pena,

y he querido abrazarla,

cobijarle a mi amparo,

y no he podido alcanzarla…

Y la dulce armonía

en momentos de gozo,

pude, anhelante disfrutarla,

ya que todo es posible

cuando se eleva el alma.

 

Deja intacta la magia

perdida en recodos de tiempo,

he buceado un mar y cielo

en cosmos maravillado,

he reído y llorado,

por eso, tan solo…

coloca alas a mi esperanza.

Estaré a tu lado…

quizá sea papel o tinta danzando

y tu engarzando perlas

a la madrugada.

 

Permíteme ser, por un instante…

emoción que atice

a tu musa inconclusa,

creando nostalgias

sin después…, sin nada…

 

María del Carmen Menéndez García

2010

Pintor: Octavio Ocampo

tonalidades… sin tiempo…♥♥♥ SOLEDADES ♥♥♥ LEJANÍAS SI DISTANCIA ♥♥♥

tonalidades…sin tiempo…

 

Quedará sin duda en el mobiliario…

Un sitio en la casa, puede que el jardín

sea el escenario, en flores de abril,

premuras de mayo, y la desazón…

 

Un libro al descuido, reposará olvidado

en el viejo mimbre tallado, celando

la lágrima aquella deslizando llanto,

y el dulce contento de un tiempo cercano.

 

Y flores que trepan quebrando el arcano,

y la luz de los verdes en marco soñado,

palabras, silencios, en un grito ahogado,

y la rosa olvidada que añora… las manos.

                                                                                                             

Esa es la semblanza, miradas y ausencias,

el viejo sillón con suave respaldo, las rosas,

muy rosas y la capelina arropando el encanto

del Sol que hoy me cubre, amando y soñando…

 

© María del Carmen Menéndez García

2011