DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ ***

14 FEBRERO DÍA DEL AMOR
                      DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD
Un día impuesto en el calendario, cupido y su flecha queriendo dar en el blanco, un santo, un  San Valentín a quién se atribuye este día de amor, por luchar en defensa del amor le condenaron. Y  los corazones abiertos palpitan al ritmo del día encantado.
Un día en el pedestal del sentimiento, de encuentros vibrantes.
El amante y el amado, una flor, un brindis, en tu nombre AMOR.
La amistad del amor se nutre, pues sin amor no existiría la amistad, es comienzo de todo lo bello y sublime y se halla ensamblado a ti.
Hoy es tu día AMOR ENAMORADO, no permitas que mañana al nacer el día, te dejen relegado, por costumbre, por consabido, sin tu presencia se paraliza el Universo, desde el Cielo las estrellas titilan por ti…
Prevalece, hoy, mañana, siempre…eterno Amor

María del Carmen Menéndez  García
MACARENA

TE CANTAN HOY MIS CÍTARAS TEMPRANAS *** EMMA – MARGARITA *** MACARENA ***

Comparto un espacio de Luz. Su autora Emma Margarita nos brinda su sabiduría, talento, humildad. Es mi amiga, mi gran amiga, agradezco a Dios este tesoro.  
(Maricarmen)
TE CANTAN HOY
MIS CÍTARAS TEMPLADAS

Por

Metálicos latidos digitales
rompían en mi asfalto olas suicidas,
en la tormenta oculta de la sangre
estallaban volcanes de vigilias.
Qué negro era el eclipse de tus párpados.
Qué duro el pedregal bajo mi piel.
Me visitó tu Sol desde lo alto
y amaneció la Vida en mi ciprés.
Me siguieron tus pasos de cristal
y la cascada azul de tus parábolas,
me grabaste el contorno de tu faz
con fuego del sermón de la montaña.
La madera del último manzano
verdeció en la aridez de mi desierto
y es locura de Cruz, amor extraño,
en el pórtico abierto del encuentro.
Se despejó la niebla en mi paisaje,
mi velero se eleva con tu brisa,
asciendo hacia las fuentes celestiales
y acerco tu agua clara a las orillas.
Soy timonel con rumbo al infinito,
llevo a bordo esperanza de gaviota,
y surco el mar en calma redimido
en el cantil profundo de tu roca.
Tu verbo es la materia, es el color,
es la cifra que forma el universo,
es el ritmo que anima la emoción,
es la vida que brota del silencio.
Me formas con el gesto de tus labios,
me alimentas con blanca flor de harina,
me vistes con los pétalos de Mayo,
me sacias con la miel de siempreviva.
Reverbera tu voz en mi horizonte
y soy eco de estrellas siderales,
percibo los destellos de mi Norte
en el brillo angular de tu diamante.
Me guías al final del laberinto
y construyes mi casa y mi ciudad,
tu lámpara ilumina mi destino
y me das tu viñedo y tu trigal.
Mística flor del valle de las lágrimas
abrió a tu luz su virginal corola
y germinó, a la sombra de tus alas,
la semilla del fruto de la aurora.
Habitas en el aire, el agua, el fuego,
en el óleo sagrado, el pan y el vino,
me obsequias con tus siete Sacramentos
y con los siete dones de tu Espíritu.
Eres Alfa y Omega de mi espacio,
águila que planea en el abismo,
rayo que rasga el velo del Santuario,
mano que abre un camino por mi río.
Eres aliento y bálsamo en mi piedra,
columna que conduce hasta tus prados,
alfarero de paz sobre la guerra,
y serpiente de bronce del cayado.
Te cantan hoy mis cítaras templadas,
con luna llena y nueva de mis noches,
y te ensalzan las cuerdas de mis arpas
porque eres el amor de mis amores.
Sería muy feliz si yo pudiera
retroceder hasta hace dos mil años
para darte las gracias por tu entrega
y morir, como Dimas, a tu lado.

Del libro “Felicidades, Jesucristo”.
Biblioteca de Autores Cristianos. BAC
MACARENA