Sabes que… *** UNA VEZ VIVÍ *** MACARENA

Sabes que…



Tienes todos los acordes celestiales, el sonido de las aves, en murmullo de las olas, el silbido del viento, las hojas de otoño que bajos mis pasos descalzos crean música en tenue chasquido, gotas de lluvia sumando notas de algarabía. Tienes la eterna melodía del Universo, afinada, clara, con armonía de Sol, el místico sonido de perlas en arpegios de Oración, uno… Padre Nuestro…diez… Dios te Salve… uno, diez, uno, y así hasta completar el más bello pentagrama, legado de María. Tienes la más perfecta sinfonía para inspirar a mi alma, y ya ves, Señor, no concibo en modesto escrito colocar letra a Tu excelsa obra de Amor…, y tengo tu AMOR…

María del Carmen Menéndez García


viernes, 27 de mayo de 2011






MACARENA
Anuncios

IMPERFECTOS *** UNA VEZ VIVÍ *** MACARENA

IMPERFECTOS

Todo de ti pretendemos:
que perdones los errores
que mitigues los dolores
que protejas sin medida
que no distraigas tu vista
sobre nuestras ilusiones.

Todo de ti pretendemos,
irrumpimos en tu casa
suplicando mil favores,
sabemos, somos tus hijos
y que Tú amor merecemos.

Pero somos imperfectos
y olvidamos los deberes,
no sólo es hablarte en rezo
no sólo es hincarse a tus pies;
es ir sembrando la mies
en tierra abonada a amores,
y luego cosechar las flores
en las almas embebidas,
concebidas en la gloria
del Espíritu que habitan.

Te pedí, tiempo Amor
y me otorgaste auroras,
pedí maternal cobijo
y me acercaste a tu Madre,
pedí un trozo de cielo,
y poseo un cielo mío…

Palabras a mis silencios,
y de ternuras mi alma
se regocijan en ellas,
y versos que son plegarias…
Alfa y Omega, mi anhelo,
respuesta blanca, certera,
que son mi fuerza…, en su afecto…

Ya poco pretendo, Amor…

María del Carmen Menéndez García
julio de 2009






MACARENA

Agua mansa en marejada *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ ***

Agua mansa en marejada

Soy un remedo de todo lo vivido, y dicen que es tiempo de cambios, mejorar aquellos, siempre surgen gotas de inconformidad, la vida es un dueto de penas y gozo. Mas no me cabe la idea, cuando bajo tintes blancos se ocultan girones de años, en pinceladas de color.


Mi rostro es mi espejo, no oculta sus huellas, es más, ostenta glorioso, cada surco, cual la tierra, al mostrar el fruto luego de la siembra, en hora de cosecha.


Mi alma, sólo ella, permanece casi intacta, replica de mi corazón, es un tanto incauto, a sus años deslumbrarse con las puestas de sol.


Y aquí está el problema, sólo restan difusas alboradas, para poder vibrar junto a los primeros rayos del sol. Recurrente excesiva, ya no me privo de decir te quiero, y en cada brizna van prendidos y en atajos que provee el viento llegan, y suelen resultar agotadores…dices, van rebalsando olas serenas en sereno mar. Me adelanto…cuando acalle mi voz… serán eco, en el mar, en la tierra, en el cielo, constante caricia… es Dios, quién permite soltarse a mi alma, sabiendo lo inocuo, es mi creador. Soy un remedo de lo vivido, con el agregado de nueva luz en mi interior…






María del Carmen Menéndez García


09.05.2011




















MACARENA

ORACIÓN *** UNA VEZ VIVÍ *** MACARENA ***


ORACIÓN

 

Voy a tratar de acallar mis ruegos,
oraciones blancas, han de llegar a ti.

Señor, tengo miedo,
agobiarte con mis muestras de amor,
y obtener como respuesta el silencio.

A tu imagen transité el sendero,
y repito amor, hoy, tengo miedo,
de traspasar el límite coherente,
y creas no merezco habitar tu cielo.

Por eso dulce Amor, escucha mi oración,
no es un ruego, es latido del corazón,
humilde, sensiblero, así lo creaste,
y cuando todo se rompe,
anhelo saber que nada empaña,
con las perlas que desgrano,
                                  la soledad de la ausencia…

                   María del Carmen Menéndez García

MACARENA

FIDELIDAD *** UNA VEZ VIVI *** MACARENA ***

( Juan Pablo ll, pequeño extracto de la Homilia en la Catedral de la ciudad de México, 25 de enero de 1979)

Coherencia, es la tercera dimensión de la fidelidad. Vivir de acuerdo con lo que cree. Ajustar la propia vida al objeto de su adhesión. Aceptar incomprensiones, persecuciones antes que permitir rupturas entre lo que se vive y lo que se cree: esta es la coherencia. Aquí se encuentra, quizás, el núcleo más intimo de la fidelidad.

Pero toda fildelidad debe pasar por la prueba más exigente: la de la duración. Por eso la cuarta dimensión de la fidelidad es la constancia. Es fácil ser coherente por un día o algunos días. Díficil e importante es ser coherente toda la vida. Es fácil ser coherente en una hora de exaltación, díficil serlo en la hora de la tribulación. Y sólo puede llamarse fidelidad una coherencia que dura a lo largo de toda la vida. El “fiat” de María en la Anunciación encuentra su plenitud en el “fiat” silencioso que repite al pie de la cruz. Ser fiel es no traicionar en las tinieblas lo que se aceptó en público.

De todas las enseñanzas que la Virgen da a sus hijos, quizás la más bella e importante es esta elección de fidelidad…”

Maricarmen

MACARENA