PUREZA *** MARÍA BAMBINA *** EMMA MARGARITA *** MACARENA ***

MARÍA BAMBINA
Por
Emma – Margarita


De Santa Ana y San Joaquín
nació, del cielo, una estrella,
una preciosa niñita,
como una blanca azucena,
vestida con luz de Sol,
rondada por luna llena.

Sus ojos recién abiertos
tienen mirada serena,
contemplan el infinito
desde su cuna-saleta;
ojos misericordiosos
que piadosamente rezan
por los seres pecadores
que su intercesión esperan.

En su boca una sonrisa
anuncia la primavera,
en sus labios entreabiertos
fiat de amor aletea.
En silenciosa oración
su arrullo a la Altura llega,
es magníficat del alma,
la oblación a la Grandeza.

Está llena de la Gracia,
el Creador la contempla
y en su belleza purísima
su espíritu se recrea.
Esta niña pequeñita,
será una hermosa doncella,
de castidad cristalina
para cumplir la Promesa.
Es la esclava del Señor,
humilde, en total entrega,
y el Amor abre sus alas
para hacerla misionera.

Sus inocentes manitas,
de misericordia llenas,
ofrecerán el Rosario
para alcanzar, con sus perlas,
la mansión predestinada
por su amable providencia.

Será su vientre el grial
que albergará la Belleza,
futuro de salvación
que en un cuerpo de hombre llega.
Niña Pura, Inmaculada,
Niña de Dios, Niña buena,
Niña de Gracia Divina,
que Dios regala a la tierra;
y será corredentora,
abogada y madre nuestra.

Esta niña pequeñita,
bella y celestial princesa,
será, por su abnegación,
Reina de cielos y tierra.
Ella es hija de Dios Padre,
del Hijo madre perfecta,
del Espíritu es la esposa
y en la Trinidad se alberga.
Por su humana lealtad,
por su honestidad sin tregua
y por su perpetuo amor
¡bienaventurada sea!


Emma Margarita R.A.- Valdés
Es Amor que trasciende en poesía…
“Contemplamos a una niña como todas las demás y, al mismo
tiempo, única, la “bendita entre las mujeres” (Lc 1, 42).
María es la inmaculada “Hija de Sión”, destinada a
convertirse en la Madre del Mesías”.
(Juan Pablo II, Audiencia de 8/9/2004).

MACARENA
Maricarmen

GRATITUD *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ ***

GRATITUD

Doy gracias…
por las horas de soledad,
me enseñaste a discernir
los pensamientos.
Por el silencio,
pude vislumbrar
el sonido del universo.
Por el dolor, aprendí el gozo
de la felicidad.
Por las lágrimas, supe
del llanto que quiebra el alma,
y el estado puro en lo sublime.
Por el desamor, te doy gracias,
en el amor hallé el remanso.
Por los grises,
logré convertirles en arco iris,
maravillada por las tonalidades
de tu Creación.
Te doy gracias,
por mi ignorancia,
conocí la grandeza.
Por mis días, aprendí el hoy.
Por mis manos, que saben
de la dicha de dar,
y recibir en su cuenco.
Por la palabra,
para poder nombrarte
y hacer con ella humildes…
arpegios de luz…AMOR.
Gracias…, por ser la fuente…

María del Carmen Menéndez García


MACARENA

HUELLAS DE ILUSIÓN *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ ***

HUELLAS DE ILUSIÓN

Camino por la huella ya trazada,
descalza, desnuda, despojada,
con el alma libre de ataduras…
con plena seguridad en mis actos
buenos, o no tan malos,
sin lo erróneo, sin lo vano.
Camino, si, camino, con un rumbo
de sueños trasnochados
dan fuerza a mi existencia,
los gozo, los vivo y los amparo.
Mi norte es esa huella que aguarda
dibujada en lo ilusorio;
mi esfuerzo, es que no la borre
el manto del olvido,
la acuno con templanza
la anido en mis sentidos
y, camino, me canso, me fatigo.
Más, sé, qué en algún punto indefinido
podré ABRAZAR sueños… y luego
partir feliz, hacia un último destino.
En el azul de Luz, hacia el dirijo
                                mis anhelos tardíos…

María del Carmen Menéndez García

abril del 2008, vigente en la actualidad…
MACARENA

FELIZ CUMPLEAÑOS, MARÍA!!! *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ ***

Busqueda la sabiduría

“Cuando yo era joven, antes de irme a recorrer mundo,
deseaba ardientemente recibir sabiduría.
Y ella vino a mi en toda su belleza;
yo la busqué hasta que di por fin con ella.
Estaba en su punto, como racimo maduro,
y en ella se alegró mi corazón.
Yo seguí fielmente su camino,
porque desde pequeño la había aprendido.
En el poco que estuve escuchándola,
aprendí muchas cosas.
Someterme a ella no fue un error,
por eso doy gracias a quien me la enseñó.
Decidí alcanzar algún bien,
y no cambiarlo por nada cuando lo encontrora.
Me enamoré de ella,
y la encontré en toda su pureza.
Desde el primer momento me enamoré de ella,
y por eso no la abandoré,
jamás me apartaré de ella.
Mi corazón ardía como un horno al contemplarla,
por eso la adquirí. ¡qué gran tesoro!
El Señor me concedió lo que pedía,
por eso le daré gracias en voz alta,
por la sabiduría bendita.”

                          Eclesiástico 51 13-22

Este bellísimo texto del Antiguo Testamento, escrito hace más de 5000 años nos deja la enseñanza: que la sabiduría es la esperanza, la bondad, el amor.
En este día de la Natividad de la Virgen María, pienso que Ella es sublime sabiduría. El Señor se vale de caminos insospechados para acercar a nuestro corazón seres plenos de sabiduría… y “El Señor me concedió lo que pedía”…

María del Carmen Menéndez García

MACARENA

AMANTE ETERNO *** EMMA-MARGARITA *** MACARENA

AMANTE ETERNO

Por

EMMA MARGARITA R.A.-VÁLDES

El amor es lo único que importa.
El amor, que da muerte o da vida,
es don del ser humano, es esa herida
de cuerpo y alma que nos reconforta.

El amor es la voz que nos exhorta
a gozar de la luz amanecida,
a vivir la pasión, enaltecida
con un beso que al cielo nos transporta.

Es ola que al pasar nos deletrea
y rompe en el cantil de la emoción
el tacto de su cálida marea.

Es brisa que el dolor del alma orea
y hace vibrar la esencia en comunión
con el Amante eterno que alborea.

De su libro: “Versos de amor y gloria”.
BAC

María del Carmen

MACARENA

Carta al amor *** UNA VEZ VIVÍ *** MACARENA

Canto al amor

“Aunque hable las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, no soy más que una campana que toca o unos platillos que resuenan. Aunque tenga el don de profecía y conozca todos los misterios y toda la ciencia, y aunque tenga tanta fe que traslade las montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque reparta todos mis bienes entre los pobres y entregue mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, de nada me sirve.
El amor es paciente, es servicial; el amor no tiene envidia, no es presumido ni orgulloso; no es grosero ni egoísta, no se irrita, no toma en cuenta el mal; el amor no se alegra de la injusticia; se alegra de la verdad. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera. (…) Tres cosas hay que permanecen: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más grande de las tres es el amor”.

          “Canto al amor”, de la Primera carta a los Corintios de San Pablo.

María del Carmen
MACARENA