MARÍA, MI REINA *** MACARENA *** UNA VEZ VIVI ***

MARÍA, MI REINA

Ella es blancura, pureza infinita.
Ella es una reina, sublime realeza,
tiene en su mirada destellos de perlas,
ternura, hermosura, maternal tibieza,
ha sufrido todo con humildad serena
y es quién nos eleva hacia las estrellas
amada doncella coronada a Reina.
Al tomar su mano, cuando el dolor arrecia,
se siente en el alma cobijo en diademas,
con Ella a mi lado, siento luz y fuerza
convirtiendo angustias en algarabía plena.
Señora del Cielo, Madre, Vida, esencia,
pétalos, sentido Rosario, gotas de rocío,
rosas en ofrenda, cándidas y puras
como tus pupilas, Virgencita buena.

Maricarmen

24/09/2009 22:48:50

MACARENA
Anuncios

SANTA TERESITA *** MACARENA ***


ALGUNOS DE SUS DICHOS

“Siento la vocación de apóstol… Quisiera recorrer la tierra, predicar tu nombre, y plantar sobre el suelo infiel tu Cruz gloriosa. Pero Amado mío, ¡una sola misión no me bastaría! Quisiera anunciar al mismo tiempo el Evangelio en las cinco partes del mundo, y hasta en las islas más remotas…”.

Santa Teresita del Niño Jesús

MACARENA

HUELLAS LEGIONARIAS *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ

EL LEGIONARIO VE Y SIRVE EN CADA PERSONA A QUIEN VISITA, A SU SEÑOR JESUCRISTO.

Bajo ninguna circunstancia deben hacerse las visitas por simple compasión. El espíritu de la Legión consta en ver en nuestro hermano a nuestro Señor, en los más necesitados, carentes marginados por la sociedad, es allí donde comienza la ofrenda de servicio.
Nuestra visita debe ser realizada con humildad, y ver en el otro a un ser superior, solo así se nos abrirán las puertas y se puede llegar a entablar lazos de verdadera amistad, para luego cumplir con el objetivo evangelizador.

Recordemos la palabra: “cada vez que lo hicisteis con un hermano mío de esos más humildes, lo hicisteis conmigo (Mt 25,40)”

Humildad y amor, darse con verdadera entrega a semejanza de nuestro Señor.

MACARENA

QUIETUD Y ARROBAMIENTO *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ

Quietud y arrobamiento

No se porque Amor, encuentro una cadencia dulce en la quietud del templo, las horas son primeras, en los bancos desiertos.
A veces sólo Tú y yo, tu compañía y mis rezos, mis vuelos del alma, tu comprensión en el silencio.
Es la hora esperada, es el ir hacia tu encuentro, es hincarme rezando, rogando y tú Amor siempre concediendo, y si dices que no, que aún no es el tiempo, aguardaré con ansías el sublime momento.
Y allí queda mi alma, a tu amparo y mis ruegos, y desgrano las perlas del Rosario en misterios, y ya ves amor mío, van llegando a la cena, de tu amada Patena, de arrobado alimento, y comparto anhelante, sagrado Sacramento.

Maricarmen

MACARENA

LEGIONARIOS EN ACCIÓN *** MACARENA ***

Legionarios en acción:

Al emprender una obra, el fin es realizarla con éxito, se consigue en la medida que la entrega sea total.
Lo deseable es hacer el bien a muchos, de no poder lograrlo, hágase mucho bien a menor número, pero no debemos contentarnos con estos logros.
Es erróneo el creer que de un modo tan simple estemos concretando un trabajo eficiente, para la Legión es solo un comienzo, para que luego puedan continuarle otros legionarios.
Lo mal realizado conlleva al desanimo, qué es todo lo contrario al espíritu de la Legión.
Es sembrar, luego de la siembra, se debe cuidar con esmero y amor, el fruto, cuidadosamente, hasta lograr una cosecha plena. María es quién en su humildad, nos colma el alma de su inmensa ternura…y la mies es intensa.

Maricarmen

MACARENA

VIVO POR ELLAS… *** MACARENA *** UNA VEZ VIVÍ


8 de Septiembre:

NATIVIDAD DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

http://www.youtube-nocookie.com/v/0EK2AZEGHB4&hl=en&fs=1&rel=0&color1=0x3a3a3a&color2=0x999999&border=1

ORACIÓN

Por

EMMA MARGARITA R.A.VALDÉS

Virgencita mía,
mi amiga del cielo,
mi Madre adorada,
mi dulce consuelo.

Hoy, como otros días,
te llamo te ruego
perdones mis faltas,
perdones mis miedos,
el olvido ingrato
de favores viejos,
y mi frialdad…
¡es débil el cuerpo!

Hoy, como otros días,
acudo a tu encuentro,
sabes lo que sufro,
sabes lo que siento,
y si no conviene
cumplir mi deseo
puedes, Virgencita,
mitigar mi duelo.
Yo me acerco a ti,
de quien todo espero,
porque eres mi reina,
mi Madre del cielo.

Y hoy, como otros días,
tu abrazo está abierto,
yo siempre rogando,
siempre recibiendo
de tu caridad…
sin seguir tu ejemplo,
¡perdón, Virgencita,
por mi atrevimiento!

Sé que tú me amas,
tú sabes te quiero,
y espero de ti,
por tu amor sincero,
ese amor que dio
a tu hijo en precio,
atiendas mis súplicas,
escuches mis ruegos,
y nos des la paz
y al final el cielo.

EMMA MARGARITA

De su libro: VERSOS DE AMOR Y GLORIA

Editorial BAC

Maricarmen

MACARENA

¿QUIÉN ES ELLA? *** MACARENA ***


¿QUIÉN ES ELLA?

San Luis María de Monfort
y el sagrado silencio de la criatura más perfecta.

“Por medio de la Santísima Virgen vino Jesucristo al mundo y por medio de Ella debe también reinar en el mundo”

A causa de su humildad

La vida de María fue oculta. Por ello, el Espíritu Santo y la iglesia la llaman alma mater: Madre oculta y escondida. Su humildad fue tan grande que no hubo para Ella anhelo más firme y constante que el de ocultarse a si misma y a todas las criaturas, para ser conocida solamente de Dios.

Por disposición divina

Dios Padre, a pesar de haberle comunicado su poder, consintió en que no hubiera ningún milagro, al menos portentoso, durante su vida.
Dios Hijo, a pesar de haberle comunicado su sabiduría, consintió en que Ella no hablara.
Dios Espíritu Santo, a pesar de Ella su fiel esposa, consintió en que los Apóstoles y Evangelistas hablaran de Ella muy poco y sólo cuando era necesario para dar a conocer a Jesucristo.
Ella pidió pobreza y humildad. Y Dios, escuchándola tuvo a bien ocultarla en su concepción, nacimiento vida, misterios, resurrección y asunción, a caso todos los hombres.
Sus propios padres no la conocían. Y los ángeles se preguntaban con frecuencia uno a otro: ¿Quién es ésta? (Cant. 8,5). Porque el altísimo se la ocultaba. O, si algo les manifestaba Ella, era infinitamente más lo que encubría”.

(San Luis María de Grignon de Monfort.
“Tratado de la verdadera devoción a la Santísima Virgen”)

EL Papa Juan Pablo II tomó como lema de su escudo, la frase que repetía el gran Santo:

“Soy todo tuyo, oh María y todo cuanto tengo tuyo es”. (Totus Tuus)

Maricarmen

MACARENA